#LaBúsquedaRepara

Línea Nacional 018000-117175

Línea Exterior (+57) 3162783918

Unidad de Búsqueda intervino el cementerio de Saravena (Arauca) para establecer la suerte y el paradero de personas desaparecidas en el conflicto armado

  • La UBPD hizo una intervención en el Cementerio Central Católico de Saravena (Arauca) donde recuperó cuatro cuerpos que podrían corresponder a personas dadas por desaparecidas en el contexto del conflicto armado.
  • Uno de los cuerpos correspondería a un joven con discapacidad visual, quien fue víctima de una presunta ejecución extrajudicial; el otro cuerpo sería de un escritor y caminante asesinado; y los otros dos cuerpos, serían de dos hermanos entre quienes está una persona en condición de discapacidad física que le impedía comunicarse con claridad.
  • Según el Plan Regional de Búsqueda del Sarare, al menos 1.085 personas fueron desaparecidas, entre los años 1972 y 2016, por acciones de quienes participaron en el conflicto armado en los municipios de Saravena, Fortul, Arauquita y Tame (veredas del Distrito El Progreso), en el departamento de Arauca; Cubará, en Boyacá; y los corregimientos de Gibraltar y Samoré en el municipio de Toledo, en Norte de Santander.

Saravena, Arauca, 27 de diciembre de 2022 – La Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (UBPD), en desarrollo del Plan Regional de Búsqueda del Sarare, intervino el Cementerio Central Católico de Saravena (Arauca) donde recuperó cuatro cuerpos no identificados que corresponderían a personas desaparecidas producto de las acciones de quienes participaron en el conflicto armado en la zona.

El Plan Regional del Sarare comprende un universo inicial de 1.085 personas desaparecidas en acciones asociadas al reclutamiento forzado, las hostilidades y posibles ejecuciones arbitrarias en los municipios de Saravena, Fortul, Arauquita y Tame (veredas del Distrito El Progreso), en el departamento de Arauca; Cubará, en Boyacá; y los corregimientos de Gibraltar y Samoré en el municipio de Toledo, en Norte de Santander, entre los años 1972 y 2016.

En desarrollo de este Plan, la UBPD ha implementado diferentes estrategias para fortalecer su línea de investigación humanitaria y extrajudicial correspondiente a las ejecuciones arbitrarias cometidas por actores armados durante el conflicto armado, cuya hipótesis corresponde a que las personas con alguna discapacidad (física o mental) eran motivo de sospecha dado que se percibían como personas que podrían estar siendo utilizadas por alguno de los actores armados. Estas personas, de acuerdo con la investigación que se viene desarrollando, fueron objeto de detención y posterior desaparición sin que sus familias volvieran a saber de su suerte y paradero.

Durante el desarrollo de las acciones humanitarias en el cementerio, la UBPD recuperó un cuerpo cuya identidad podría corresponder a la de un hombre con discapacidad visual, quien presuntamente habría sido víctima de una ejecución arbitraria. Según la investigación humanitaria, el día de su cumpleaños número 29 el joven salió a trabajar en la compra y venta de gasolina y a la fecha no se conoce de su paradero. De acuerdo con información recogida por la familia, el cuerpo del joven habría sido inhumado en el Cementerio Central Católico de Saravena.

“Él era como cieguito. Él no veía más allá de un metro”, indicó la hermana de la víctima, quien ha insistido en que nunca le entregaron el cuerpo y que su ceguera hacía sospechar a los actores armados de la región.

Otro de los cuerpos recuperados correspondería a un hombre, de 33 años, quien se había dedicado a viajar por Colombia a pie para escribir un libro sobre las costumbres y las particularidades de cada región.  De acuerdo con la investigación humanitaria, en febrero de 2016 fue asesinado por un grupo armado en zona rural del municipio de Fortul (Arauca) y trasladado a Saravena, donde fue inhumado como cuerpo no identificado en una bóveda del Cementerio Central Católico. 

Los otros dos cuerpos recuperados, se presume, corresponderían a dos hermanos. Uno de ellos tenía labio leporino y paladar hendido y limitaciones para hacerse entender; al parecer por esta razón, fue torturado y privado de la vida en 1987 a manos de un grupo armado. Según la investigación humanitaria, quince años atrás, hombres armados ingresaron a la finca donde se encontraban y se los llevaron. Ambos habrían sido inhumados en el cementerio de Saravena.

Esta familia, a la fecha, tiene cinco personas desaparecidas en el contexto del conflicto armado, por tal motivo, presentaron una solicitud de búsqueda ante la UBPD el 9 de junio de 2022 y, de inmediato, ingresaron al universo del Plan Regional de Búsqueda del Sarare.

Tras la acción humanitaria, en la que participaron familiares de las víctimas y la organización Asofavida*, la UBPD entregó los cuerpos al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses en Arauca para realizar el análisis forense y avanzar en su identificación.

Foto: Comunicaciones UBPD

La búsqueda en Arauca

En el Cementerio Central Católico de Saravena podrían hallarse más cuerpos de personas dadas por desaparecidas en la región y en otras zonas del país, por lo cual la UBPD continuará labores de investigación extrajudicial en ese camposanto.

“Los aportes de información sobre personas desaparecidas que reciba la UBPD en relación con este sitio y otros solo se usarán para aliviar el sufrimiento de quienes buscan a sus seres queridos”, dijo Luz Marina Monzón Cifuentes, directora de la Unidad de Búsqueda.

De acuerdo con el Universo en construcción de Personas Desaparecidas, en el departamento de Arauca hay al menos 2.236 personas desaparecidas, siendo Tame, con 710; Saravena, con 409; Arauquita, con 381; y Arauca, con 372, los municipios con mayores registros.

*Asociación de Familias de Desaparecidos por la Defensa de la Vida, los Derechos Humanos, la Paz, la Convivencia y la Reconciliación en el Sarare (Asofavida).

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Translate »
Skip to content